En mi caso he tenido que pasar el confinamiento con mi madre, una persona mayor y por tanto del grupo de riesgo. Limitando todo lo posible las salidas a la calle he estado, como todos, el mayor tiempo posible en casa. Y me ha sido de mucho apoyo el contacto con el centro. Tanto las llamadas de seguimiento personal que se realizan semanalmente por parte de los terapeutas, como las actividades que se han organizado por medio de videoconferencias me han dado momentos muy positivos en estos días. De hecho me han animado a ser más activo junto a los compañeros del centro. Y he tenido el placer de echar una mano siendo ponente en una de las actividades semanales referente a nuevas tecnologías. Además hemos organizado un grupo donde nos reunimos el fin de semana los usuarios para estar juntos y compartir nuestros buenos ratos, aunque sea desde la distancia. Dentro de los días duros que hemos pasado, me ha ayudado mucho para tener una higiene mental más saludable.

 

J. R

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *